domingo, 10 de octubre de 2010

EL ANTÓLOGO (NICHOLSON BAKER)

De entre las muchas bondades que les podría decir de Qué Leer no es la menos importante el hecho de que, por lo general, trabajan con plazos de tiempo relativamente amplios. Una prepara en noviembre la crítica que aparecerá en febrero, en febrero la de abril y en agosto, por ejemplo, la de octubre, de manera que, cual la industriosa hormiga de la fábula, puede ir guardándose textos en la cartera que alimenten este lugar en momentos en que una no lee ni escribe todo lo que quisiera. Como botón de muestra, aquí les dejo la reseña de una sorprendente y estupenda lectura estival, El antólogo de Nicholson Baker, publicada –la reseña, digo- en el Qué Leer del corriente mes de octubre.

Publicado en Qué Leer 158 (octubre de 2010)

Lo dicho, lean, lean y no se la pierdan.

4 comentarios:

Alétheia dijo...

Mi lista de lectura empieza a parecerse a la de espera de la Seguridad Social, jeje.

Oye, y cuenta, ¿cómo llega uno a escribir en "¿Qué Leer?". Es de ese tipo de cosas que yo siempre pienso que me gustaría hacer.

Por cierto, curioso nombre para el blog, me gusta bastante. :D Más cuando el mío va por los mismos tiros: tú tienes a Holden de vacaciones, y yo en el lago.

¡Saludos! ;D

CEci dijo...

La mía igual, Alétheia. En cuanto a escribir en el Qué Leer... en mi caso sin pretenderlo; tan sólo por haber intercambiado críticas de Roth con su redactor jefe.
Y el nombre de mi blog es también, como el tuyo, nombre-homenaje.
Pasaré a leerte.
Gracias por la visita y el comentario y otro saludo para ti.

Olvido dijo...

Hola Ceci, te leí en el tren,lo cual es un placer,pero es que últimamente me pasa como a Paul Chowder que de escribir poco,aunque ni siquiera en el arte de hablar.
...pero sigo viniendo a leerte aquí o en papel
Un abrazo

CEci dijo...

Pues por aquí, Olvido, parece haber llegado el invierno y andamos todos un poco más perezosos a la hora de salir de casa, así que empiezo -sólo empiezo- a recuperar mis ritmos y rutinas. Ando ahora mismo de lleno metida en la Némesis de Roth; y encantada, por cierto.
Muchas gracias por seguir viniendo y por leerme también en papel. Da gusto conservar a los viejos amigos :)
Un fuerte abrazo y ánimo con tus letras.