domingo, 14 de septiembre de 2008

HISTORIA UNIVERSAL DE LA INFAMIA


“Otro buen testimonio de esas efusiones sagradas es el que suministra el propio Morell. «Abrí al azar la Biblia, di con un conveniente versículo de San Pablo y prediqué una hora y veinte minutos. Tampoco malgastaron ese tiempo Crenshaw y los compañeros, porque se arrearon todos los caballos del auditorio. Los vendimos en el Estado de Arkansas, salvo un colorado muy brioso que reservé para mi uso particular. A Crenshaw le agradaba también, pero yo le hice ver que no le servía.»”

“El atroz redentor Lazarus Morell”
Historia universal de la infamia
Jorge Luis Borges

5 comentarios:

Lentitud dijo...

Esa foto de Borges junto al fragmento de "Historia universal de la infamia" que has seleccionado es impagable. Me parece hasta oír como se ríe el muy bribón. Qué cantidad de sensaciones trae rememorar la primera lectura de este libro que devoré junto a “El Aleph”, “Ficciones”, “El informe de Brodie”… Leer, releer a Borges siempre es un inmenso placer, pero daría lo que fuera por volver a sentir ese cúmulo de sensaciones que me embargaron cuando lo descubrí y lo leí por primera vez, y que esta entrada en “Las vacaciones de Holden” me ha hecho recordar. Gracias.

CEci dijo...

Leí "Ficciones" hace ya unos diez años, pero no fue el momento adecuado. No me "llegó" como sí lo ha hecho esta "Historia universal de la infamia", una exquisita colección de exquisiteces eruditas, elegantes, irónicas y, sobre todo, divertidas, muy divertidas. Así que se puede decir que sí, acabo de descubrir a Borges y comparto tu entusiasmo. En concreto, la pieza inaugural del atroz redentor Augustus Morell me pareció genial.
Un abrazo, Lentitud

Rubén Ballestar dijo...

Gracias por traer a Borges.
Abrazos, CEci

chema dijo...

Hola Ceci, llevaba un tiempo sin venir por aquí, talvez por pura melancolía. En Facebook hay un club de fans de Libros del Asteroide, pero no te ví allí.
¿Qué puedo decir de Borges?
Soy incondicional suyo, sobre todo de su poesía.
Historia Universal de la Infamia tiene las tres virtudes del libro ideal: erudito, divertido y breve.
Un abrazo para tí.

CEci dijo...

Gracias a ti por venir a leerlo, Rubentxo.
¡Hola, Chema! ¡Cuánto tiempo! Como decía, yo a Borges lo acabo de descubrir con esta breve pero gran obrita. Sin duda, repetiré.
Cuidate mucho y un abrazo