sábado, 31 de mayo de 2008

SECRETOS A VOCES (ALICE MUNRO): EMPECEMOS DE NUEVO...


“Mis puntos de referencia se encontraban en peligro; nada más. A veces nos ocurre, que parecen deshacerse, casi desaparecer. Calles y paisajes se niegan a reconocernos; nos falta el aire. Entonces, ¿no sería mejor tener un destino al que someterse, algo que nos reclamase, cualquier cosa, en lugar de unas posibilidades tan tenues, unos días tan arbitrarios?”

“La virgen albanesa”

Secretos a voces

Alice Munro


Para escapar de las averías, el ruido y las gamberradas de algún vecino impertinente que otro de mi anterior tejado, he decidido marcharme de vacaciones de manera permanente en busca de un lugar mejor. Como Holden Caulfield por Manhattan, vamos.

Empecemos pues de nuevo y qué mejor modo de hacerlo que con Literatura de esa con mayúsculas, traída en esta ocasión de la mano de Alice Munro y sus Secretos a voces. Los ocho relatos que componen esta colección están habitados por mujeres que en palabras de la autora están “llenas de grietas remendadas que sólo se ven de cerca”; las grietas que se forman peligrosamente cuando se resquebrajan los pilares más o menos frágiles sobre los que cada cual ha construido su vida, ya se trate del sueño amoroso de una bibliotecaria, de una vida voluntariamente célibe dedicada a la naturaleza o una huida hacia no se sabe dónde, por ejemplo. Son muy frágiles las paredes que las protagonistas de estos relatos se han construido en torno y, por ello, no resisten demasiado los crueles y violentos envites de la vida. Que los hay, y muchos. La violencia acecha tras cada recodo del bosque –sensu stricto latoque- y se abre paso con crudeza, como en Vándalos, la pieza que cierra el conjunto y una de las más destacadas.

Sin embargo, es el relato inaugural, Entusiasmo, el que brilla con luz propia sobre los demás. En él despliega la autora un genial y muy cinematográfico juego de perspectivas y tiempos, de plásticas imágenes –como la seguridad alcanzada por el sabor a menta de un caramelo recibido en el andén de una estación provisional de manos de una niña menonita-, coincidencias onomásticas y evocaciones de viejos fantasmas y telarañas. Sólo por esta pieza merece la pena hacerse con estos Secretos a voces de Alice Munro. Y tanto que sí...



11 comentarios:

Lentitud dijo...

Me subo a este nuevo tejado con la compañia de Holden.

De Munro no he leído todavía nada. Por lo que leo, debería hacerlo.

Un abrazo.

Recaredo Veredas dijo...

Gracias por reivindicar, como siempre, la literatura mejor escrita. Suerte en tu nueva singladura. Saludos.

Angéline dijo...

¡Hola CEci!, no quiero leer el post hasta que lea el libro, ya que me lo recomendaste lo encargué y estoy a la espera de que me llegue. Te deseo muy buenos momentos en esta nueva casa y será fantástico dejarme caer por aquí como antes por la viga. Un abrazo grande.

CEci dijo...

Con compañeros así da gusto empezar nuevas singladuras. La verdad es que Alice Munro ha sido todo un descubrimiento. El primer relato, "Entusiasmo", es verdaderamente una maravilla.
Ya verás cómo lo disfrutas, Angéline.
Un fuerte abrazo para los tres

Hilvanes Y Retales dijo...

“llenas de grietas remendadas que sólo se ven de cerca”, creo que todas las personas tenemos alguna grieta que solo se ve de cerca. Pero no todo el mundo tiene la suficiente agudeza visual para verlas.

Me he acordado leyendo el post de Clarice Linspector. Pero como no he leído a Munro supongo que es un espejismo.


Empecemos de nuevo... un abrazo.

joseph dijo...

Hola, CEci. Bienvenida a esta nueva etapa. Será un placer leerte sin obstáculos ni averías. Un abrazo.

Pi Pattel dijo...

Holden Caulfield ... ¡Buen inicio! Dentro de un mes estaré en Manhattan. Es una de las ciudades más maravillosas para un urbanita como yo. Tengo unas ganas enormes de perderme por Brooklyn, por las calles de Auster. En este intermedio he leído No country for old men (mi segundo McCarthy) y estoy acabando Lolita. Por cierto, leí tu reseña de Jill de Larkin, lo he encontrado y lo he comprado. Será mi next step. He visto que has incluído música en tu blog. Larkin sabía un poquito de jazz. Sus críticas son famosas por lo duras. Aunque no comparto sus gustos en cuanto a jazz: ¡Jamás criticaría a Miles Davis! Debo reconocer que su acidez es envidiable y de recomendable lectura para todo aficionado. Bueno, no me enrollo más. Voy a por Larkin ... por cierto, gran amigo de Amis padre.

Olvido dijo...

Estos días andaba buscando ‘ La Viga en el tejado’ y no la encontraba. Manhattan es un buen lugar para esconderse. Buena travesía Ceci. Seguiré leyéndote.
Hace ya unos años leí ‘”Odio, Amistad, Noviazgo, Matrimonio” de ella y me quedé con ganas de más. Iba a comprar esta de la que hablas, ahora no me queda más remedio.
Un saludo

CEci dijo...

Gracias a todos por las visitas, que aún no he podido devolver cumplidamente. Ando con mucho trabajo estos últimos días. De hecho, apenas puedo leer -estoy con un curiosísimo y divertidísimo Roth-.
Un fuerte abrazo para todos

Rubentxo dijo...

Hola, CEci. La verdad es que LDA sigue dando un poco la lata, pero no sabía que tenías vecinos impertinentes y gamberros (espero no ser yo uno de ellos, jeje).

Me alegra verte de nuevo en activo, aunque estés tan ocupada.

Yo estuve leyendo hace un par de semanas a Roth, "Elegía" (no recuerdo cuál es el título original en inglés) y no era demasiado divertido. (Supongo que nos referimos al mismo Roth, ¿o no?) Ya me dirás cuál estás leyendo.

Ahora mismo estoy con "Nocilla Experience" (del autor de moda y más alabado del momento in Spain) y enseguida empiezo con "El maravilloso viaje de Nils Holgersson", de Selma Lagerlof, que lo tengo pendiente desde que era peque y ¡de este mes no pasa!

Saludos desde LDA.

CEci dijo...

Hola, Rubentxo! Gracias por la visita. Pues sí, nos referimos al mismo Roth y no, "Elegía" no es precisamente divertido. Yo estoy leyendo "Our gang", una sátira despiadada de R. Nixon. A ver si puedo acabarlo este fin de semana y os cuento, aunque ando muy liada porque el próximo viernes me toca defender la tesis (¡¡!!).
En cuanto al "Maravilloso viaje de Nils Holgerson", estoy segura -porque somos de la misma generación- de que también seguiste de pequeño la serie de dibujos animados, con las aventuras de Nils y su ganso Martín. Era genial. Yo leí el libro de Selma Lagerloff hace ya unos diez años y lo disfruté mucho. Espero que tú también.
Un fuerte abrazo